martes, 3 de junio de 2008

Un genio en casa (documental)



La otra vez viendo un poquito de tele, enganché un interesante documental en un canal llamado “Odisea”, que trataba sobre los niños genios, o sea, de los niños prodigios, y he acá mi veredicto sobre la reflexión del programa.

El documental abarcaba distintas historias de niños/as, pero solo comentaré las mas importantes; en primer lugar contaban un poquito la historia de un niño (10 años) que era campeón de ajedrez, su familia trataba de incentivarlo constantemente por lo que eso lo convertía en un niño algo creído y consentido, este niño, al igual que la mayoría, no iba a la escuela, por lo que no se relacionaba con niños de su misma edad, y sus únicas relaciones eran sus padres y su abuelo.
Hubo una gran ironía en cuanto a esta historia, porque le preguntan al niño:

_ ¿Qué quieres ser cuando seas grande?

a lo que éste contesta:

_ quiero llegar a ser maestro de ajedrez

el programa vuelve a insistir:

_ y en caso de no llegar a ser maestro, ¿que te gustaría ser?

y el niño sin dar tregua responde:

_ la probabilidad de no llegar a ser maestro de ajedrez es de…. 5 en……. 1 millón

Por lo que evade la pregunta sin ni siquiera plantearse una respuesta posible…

Mas tarde, el programa lo acompaña a un torneo (de adultos) que éste está jugando, el niño extraordinariamente llega a la final, pero la pierde por una supuesta desconcentración…


La siguiente historia, es de una niña (10 años), con rasgos orientales, quien tiene un extraordinario talento para tocar el piano, tampoco va a la escuela y se dedica el día ensayando y haciendo los deberes, en donde hay días en los que llega a estresarse de tantas cosas que hace, siendo tan solo una niña, que de por cierto me cayó mal la primera vez que la vi, porque ésta es todavía mas creída que el niño anterior, con aires de superioridad que ni dios; desafortunadamente a la niña le da algo en la pobre manito (producto del estiramiento de los dedos) y todo parece ser que ya no podrá tocar mas…


La próxima historia me encanta, se trata de un niño que es súper inteligente (11 años), y a quien le gusta la filosofía, tampoco va a la escuela y su hobbie es ir a la universidad a charlar con el profesor de filosofía, algo que es digno de ver y cuyas preguntas son tan ciertas como buenas, pero al igual que los otros niños, se cree superior y va al psicólogo, aunque confiesa que a los psicólogos no le cuenta todo, porque tiende a ser reservado (con tan solo 11 años, nose que cosas no podrá contar)…

Y la última, es para otro niño, quien a los 9 años ya escribió un libro y piensa ser maestro en la literatura, en el libro no coloca su nombre, porque dice que el no es para ir por la calle dando autógrafos, no le gusta, y poco más me acuerdo de esta historia…





La cosa es, que a todos ellos, el programa los somete a un test de inteligencia, en la que todos dan mucho mas por encima de la media (media 100, ellos 170), el test que más me gustó fue el del niño de filosofía, porque hubo un momento en que empezaron hablar sobre la perfección, el niño decía que lo que las personas buscan es la perfección, dado que nadie lo es, y en donde éste a través de preguntas y afirmaciones, dejó a la señora que les hacía el test boquiabierta.


¿Qué he aprendido yo con esto?

Que los niños prodigio tienen un don increíble, pero muchas veces los convierten en personas apartadas de la sociedad, ya que cuando son pequeños, los niños de su misma edad, los ven como raros, dado que son mucho mas inteligentes.

He aprendido también, que esta clase de niños crece con una clase de superioridad, y cuyas motivaciones e incentivos de los padres, los convierten en niños mimados, creídos y con bastantes problemas, que según la psicóloga, algunos renuncian a ese don y llegan a formar parte de la sociedad, mientras otros siguen ese camino, con un montón de obstáculos en el camino, y llegan a ser talentos increíbles pese a todas las dificultades pasadas.

Y para finalizar, no creo que lo que las personas buscan sea la “perfección”, sino la “felicidad”, y para encontrar la verdadera felicidad no hace falta ser niño/a prodigio, solo basta con mirar a nuestro alrededor.

10 comentarios:

Gaby dijo...

Bueno, las personas comunes y corrientes si que buscamos la felicidad, pero estos niños que todo el día estan perfeccionando sus dones y a quienes todo el día sus padres y maestros les dicen que tienen que mejorar ¡claro que buscan la perfección!.

Por regla general las personas con una inteligencia "superior" tienden a apartarse del resto de la sociedad... Y el ser super inteligente no garantiza la felicidad ni una buena relación con los demás.

Yo por eso renuncié a mi don para poder vivir tranquila. ;P

Carpincho dijo...

Y REED RICHARDS como hace con sus uper inteligencia...? Ah' ...MMM TAL VEZ SEA POR QUE NO ES UN NIÑO..

HASTA DONDE SABEMOS...




SI...SI

Kalam dijo...

Los niños superdotados... yo conocí a uno en mi curso. Lo adelantaron de 1º de Primaria a 2º (donde estaba yo). Casi no tenía amigos pero porque era listo y los demás niños le despreciaban por ello. A mí me caía bien, pero hablaba poco con él porque no estaba en mi clase. Hace años que no le veo. Me cuentan que se ha metido en una carrera con nota bastante alta (Traducción e Interpretación) y que es un creído... Aun recuerdo cuando lloraba (él) por sacar un Notable =S (y los demás hacieno fiestas con esa nota). Lo único que se le daba bien era pensar.

En parte, esa clase de niños me da lástima. Los padres los exprimen diciendo que es en su propio provecho. ¿De qué sirve ser más listo que los demás? ¿Para sobresalir? ¿Y ya está? ¿Sólo por tu ego? ¿De qué sirve jugar bien al ajedrez? Eso no va a inventar una vacuna contra el sida. No sé, mi imagen de esa gente es de amargados y marginados sociales. Una cosa es que sea tu sueño, y otra muy diferente que te inculquen desde pequeño que es eso a lo que te tienes que dedicar porque se te da de puta madre, tienes que arrasar, perfeccionarlo y punto.

Lo que pasa es que al ser humano no le entra en la mollera que la perfección no existe...

No sé, es un tema complicado xD

X@ü

Fernando Díaz dijo...

SI, NO SOLO LOS APARTAN, SINO TAMBIEN SE APROVECHAN DE ELLOS, LLEVANDOLOS A TV, TEATROS, PARA QUE DEMUESTREN SUS DONES Y LOS PADRES SE QUEDEN CON UNOS PESOSS...

BUEN POST Y ABRAZOS!

Chucho dijo...

Bueno, a mí me encantan los niños, pero no se si al conocer a uno superdotado cambie de opinion :P

F-De dijo...

Que se le va a hacer,estos pibes son totalmente exprimidos por al sociedad y por sus viejos...

Aunque para mi los dotes no deterinan las emociones y la forma de relacionarse,eso depende de uno mismo,y si es fuerte,puede moverse como kiere,ser fuerte y salir ganando.

Saludos!

conxa dijo...

Pues que triste, se pierden lo mejor, la infancia,la pubertad, la juventud.....con todo lo que ello conlleva.

Tener una vida monotema.....

conxa dijo...

Gracias por tus ánimos.

mamarracho dijo...

Siempre me han caído mal los típicos niños superdotados estos que salen en la televisión (porque en persona, ya sea por suerte o por desgracia no he conocido ninguno de estos elementos). Y sí, es verdad que siempre caen muy repipis y van de prepotentes. Tienen que saber aprovechar esa cualidad que les ha sido otorgada, pero algunos no pueden y les es un lastre.
Saludos.

Warrior dijo...

Pues me parecio muy interesante tu articulo, y muy bien tu reflexion de lo que en realidad se busca es la felicidad.