viernes, 10 de octubre de 2008

El pequeño gran engaño




Esta semanita he estado algo reflexivo, lo que significa que he pensado mas de la cuenta en aquellas cosas sin importancia, algunas insignificantes, pero bueno, a veces eso me ayuda a entender mucho mejor las cosas.

El post de hoy trata del engaño al que somos sometidos cada vez que firmamos un documento importante (contrato laboral, operación, etc), y lo encontramos justamente en la 'letra pequeña', pero que se piensan, que porque sea pequeña no la vamos a leer o que?, para eso existen las lupas, los zoom, etc; siempre es bueno saber lo que uno firma, pero estas cosas parecen estar preparadas a la perfección, y al mas inocente despistado logran hacerlo caer en su trampa, la letra pequeña nunca es buena, puede tratarse de pequeñas cosas que pueden afectarnos o no, como por ejemplo en las clínicas en las que se deshacen de la culpa de la mala praxis, entonces, solo poner en grande los beneficios y en pequeño todo aquello que pueda llegar a afectarnos me parece un tipo de estafa legal, mas que nada porque está escrito y se sobreentiende que 'uno' lo lee, y lo acepta firmándolo.

La pregunta que me hago, es porque en letra pequeña, todo el mundo conoce este sistema, y ni siquiera se dignan a leerlas, creo que es un grave error, que a la larga, se acaba pagando, aunque no siempre, claro; todo depende de la suerte de cada un@.

6 comentarios:

Chucho dijo...

Es lamentable, pero el problema es que nosotros también somos algo perezosos para leer un contrato, sean letras pequeñas o grandes.

conxa dijo...

Como dice chucho,somos perezosos, y es es un mmotivo por el que no leemos lo que firmamos, en otras ocasiones, es porque la persona con la que estas gestionando el contrato te inspira confianza y no crees que te la este "metiendo",
etc etc.

Cierto es que deberiamos leerlo y entenderlo bien, antes de firmar.

Feliz viernes.

Gaby dijo...

Totalmente de acuerdo, la pereza nos gana y por eso después terminamos teniendo problemas.

Pero también pasa que aunque leyamos un contrato, en ocasiones no se entiende nada de nada (por ejemplo los de las tarjetas de crédito).

Javier dijo...

Como bien lo dicen los anteriores en comentar es por física pereza y las empresas saben bien esto y se aprovechan de eso.

Saludos y buen fincho

El Ente dijo...

que razon tiene agustin!! lo malo es que no nos da la gana de perder el tiempo y la vista en intentar adivinar lo que ponen las letras pequeñas y eso querido amigo lo saben perfectamente aquellos que las suelen utilizar, aseguradoras, arrendadores, empresas de telefonia en fin todassss.

Un abrazo!!

Warrior dijo...

Igual que los anteriores opino que la pereza permite que pasen estos engaños.