viernes, 8 de agosto de 2008

Todos contra pekín



En el gigante asiático se sigue ejecutando a los condenados por 68 delitos, entre ellos algunos no violentos como los fraudes económicos o el tráfico de drogas. Aunque no hay datos oficiales, sino sólo estimaciones, se calcula que en China se ajusticia a más presos que en el resto del mundo en su conjunto, ya que las ejecuciones en el coloso oriental suponen el 90 por ciento de las que se registran en todo el planeta

Hace siete años, cuando Pekín optaba a celebrar los Juegos Olímpicos de 2008, el secretario general de su candidatura, Wang Wei, prometió que “daremos a los medios completa libertad para informar cuando vengan a China. Confiamos en que las Olimpiadas no sólo promocionarán nuestra economía, sino que también mejorarán todas las condiciones sociales, incluyendo la educación, la salud y los derechos humanos”.

La semana pasada, y a falta de sólo unos días para la inauguración de las Olimpiadas en Pekín, las autoridades chinas prolongaron la detención de Ye Guozhu, quien debía ser liberado tras cumplir una condena de cuatro años de prisión por denunciar que había sido obligado a marcharse de su casa con el fin de dejar el suelo libre para la construcción de instalaciones deportivas.



Paradójicamente, su caso demuestra que las violaciones de los derechos humanos no han cesado en China debido a los Juegos, sino que es posible que hasta hayan aumentado con motivo de tal evento para impedir las críticas durante su celebración.

Así lo denunció ayer Amnistía Internacional (AI), que acusó al Gobierno chino de haber incumplido su promesa de mejorar los derechos humanos en el país y traicionado los valores olímpicos cuando sólo quedan nueve días para el inicio de los Juegos.

“Las autoridades chinas están manchando el legado de las Olimpiadas. Deben liberar a todos activistas pacíficos, permitir a los periodistas extranjeros informar libremente y hacer mayores progresos en la eliminación de la pena de muerte”, recomendó la subdirectora de AI en Asia-Pacífico, Roseann Rife.



El motivo de su denuncia es que la ONG considera que la situación en China no ha mejorado en cuatro aspectos relacionados con el espíritu olímpico, como son la persecución de los defensores de los derechos humanos, las detenciones sin juicio, la censura y la aplicación de la pena capital.

De hecho, en el gigante asiático se sigue ejecutando a los condenados por 68 delitos, entre ellos algunos no violentos como los fraudes económicos o el tráfico de drogas. Aunque no hay datos oficiales, sino sólo estimaciones, se calcula que en China se ajusticia a más presos que en el resto del mundo en su conjunto, ya que las ejecuciones en el coloso oriental suponen el 90 por ciento de las que se registran en todo el planeta.

Según la Fundación Dui Hua, un grupo de San Francisco que defiende a los prisioneros políticos e investiga las prisiones chinas, en 2007 fueron ajusticiados unos 6.000 reos en este país, lo que significa una reducción de entre el 25 y el 30 por ciento con respecto al año anterior.



Este año, el Club de Corresponsales de Pekín ha denunciado 260 intromisiones de la Policía en el trabajo periodístico, incluyendo detenciones, borrado de fotografías y cintas y hasta agresiones, como la que sufrió un cámara de la televisión danesa el fin de semana cuando informaba sobre las caóticas colas para comprar las últimas entradas de los Juegos.

No son las únicas víctimas de la libertad de expresión en China, donde más de 60 periodistas y “ciberdisidentes” permanecen entre rejas por ejercer su derecho a informar o expresar sus ideas en internet.

Unos auténticos récords de la vergüenza que han convertido a Pekín 2008 en los Juegos de la discordia.


Artículo redactado por Pablo M. Díez desde Pekín para el diario abc

7 comentarios:

Chucho dijo...

Es una situación que te deja sin palabras.

Pero espero que no se actúe contra los juegos en sí, sino contra gobierno chino. Sería lamentable que que los triunfos de deportistas que sacrificaron todo durante años, se vieran opacados por esto.

Chucho dijo...

No había visto tu banner jeje, esperaba que los aros fueran logos de V, pero creo que sería muy rebuscado.

joker dijo...

6000?! Vaya dictadura. Uno no se puede tirar un pedo porque igual le ejecutan. La sangre mancha el deporte al realizarse allí las Olimpiadas. Flipante el artículo!

Saludos

El_Sonriente dijo...

Vaya, ya tenia yo una leve nocion sobre los problemas de aquel pais, pero no sabia que fuesen tan graves, cuanta injusticia :S.

Saludos

Ayshane dijo...

Que decir que no hayan dicho ya... no se puede añadir más leña a la vergüenza... porque todo se ha añadido YA!

Besitos guapo!!!

mamarracho dijo...

Lo de China es una vergüenza y más después de los atentados. Seguro que más de un deportista ni se atreve a salir de la vila olímpica. Anda que eso pasó aquí en Barcelona.

Agustín dijo...

Y después de todo es una lástima, porque los juegos se han visto opacados por estos problemas que el gobierno niega, decían por ahi que la apertura ha sido algo que nunca nadie podrá igualar, muy bien, pero no creo que con esto se logre olvidar los problemas, los manifestantes son unos genios, menos mal que todavía hay gente que reclama frente a un país opresor.

saludos!!